Desde hace ya algunos años, existe un procedimiento quirúrgico diseñado para corregir la miopía, la hipermetropía y el astigmatismo. Si bien, la cirugía láser de ojos cambia de forma permanente la forma de la córnea (la capa transparente de los ojos), es un procedimiento que se realiza para mejorar la visión y quitar la necesidad de usar anteojos.

En la visión, la córnea y el cristalino hacen una refracción de los rayos de luz, lo cual permite que las imágenes se enfoquen en la retina (parte posterior del ojo). Si esta refracción es defectuosa, las imágenes se van a procesar mal y a la vista serán borrosas. Lo causa una disparidad entre la curvatura de la córnea y la longitud del ojo.

Lasik (Laser-Assisted in Situ Keratomileusis por sus siglas en inglés) es el nombre correcto de la corrección del estado refractivo de la córnea, por medio de láser.

Sin embargo, se debe aclarar que en la mayoría de los casos se logra una mejora de la visión, pero hay ocasiones en que no se logra. Además, se debe consultar a un especialista para saber si eres o no candidato para esta cirugía.